26/7/11

El día que descubrí que mi madre es Doraemon y que me sentí Cenicienta. Zapatos, zapatos y más zapatos

Via de la imagen: Me salen alas
Escenario: Mi salón

Convivir con mi madre es como hacerlo con Doraemon, de verdad. Siempre tiene el pensamiento en la cabeza de que si deseas algo mucho, las energías, los planetas o no se qué exactamente, se confabulan y te lo hacen llegar de alguna manera.
Yo he deseado mucho tener zapatos. Bueno, realmente me he pasado 3 meses deseando tener tacones. (Previously on blog)
Pero mucho.
El caso es que ese universo desconocido para mi pero intimo de mi madre, se ha mezclado de tal manera que me ha traido 15 pares de zapatos ¡¡¡nada más y nada menos!! y a cual más bonito. Botas, tacones, sandalias, tacones, botines, tacones...
Creemos que son de un desfile, sólo parece que los han usado una vez, son de esta temporada, algunos hasta tienen las etiquetas puestas y sorprendentemente son todos de mi numero. ¿Como han llegado a mis pies? Inicialmente le llegaron a Elena, una amiga de mi madre, pero no era su número... y de pronto ¡¡¡a mi armario!!!

Es un regalazo y son todos taannn bonitos... Mil gracias desde aquí.
Besazos a todos.

(*) Si alguno reconoceis estos zapatos como propios... en fin, no quiero saberlo.
(*) Si alguien sabe que ocurre después de un desfile con la ropa... me intriga....

No hay comentarios :

Publicar un comentario